Nos gusta estar solos para autolesionarnos con pensamientos y recuerdos.